El otro día fuimos toda la familia a ver una exposición que hay estos días en mi ciudad en la que se recrea la vida prehistórica desde la perspectiva Playmobil. Más de 600 figuritas mostrándonos la vida en las cavernas. 
A mi hija le encantó, iba corriendo de un lado a otro fijándose en todos los detalles que eran muchos. 
Uno de estos detalles era una mamá porteando a su bebé en la espalda. Conseguí hacer una foto (aunque no muy buena) para poder mostrártelo.
Me encantó. Y es que portear se ha hecho desde siempre, eso ha sido lo natural, llevar a tu bebé cerca de ti para poder atenderle mientras sigues haciendo cosas.
En la actualidad se pretende hacernos creer que tú debes seguir haciendo tu vida mientras tu bebé te espera tranquilito en su cuna o cochecito. Pero eso no es así. 
Nuestros bebés, al igual que los que vivían en las cuevas llevan impreso en su material genético la necesidad de estar pegaditos a mamá. De ello dependía su supervivencia. Los peligros en aquella época eran demasiado grandes, y cualquier bebé que fuese dejado solo, no sobreviviría. 
Los bebés de hoy ya no corren peligro, pero eso ellos no lo saben, y reaccionan según su programación genética, llorando cuando se sienten solos y desprotegidos.
También tenemos que tener en cuenta que en aquella época los bebés que sobrevivían eran los que lloraban para avisar a su madre que se encontraban sólos, de manera que ésta les cogía en brazos y les salvaba del peligro.
Nosotros somos descendientes de aquellos bebés que protestaban cuando se quedaban solos.
Así que cuando nuestros bebés de alta demanda lloren con esa intensidad que les caracteriza y sea imposible dejarles un minuto en ningún sitio, recordad que ellos hubieran sobrevivido perfectamente en la prehistoria.

Cada vez que alguien me dice: «¿Pero dónde llevas al niño? ¡Qué modas más raras!», yo me pregunto: Pero ¿realmente no se dan cuenta que lo moderno es llevarles en cochecito?, ¿que en todas las culturas y en todas las épocas se ha cargado a los niños?

De hecho no fue hasta 1920 que se empezó a usar el cochecito de forma masiva por la clase media, antes lo habían hecho sólo algunos reyes.



Por suerte cada vez hay más gente que conoce los beneficios del porteo y decide llevar a sus hijos pegaditos a su cuerpo.

 Si quieres conocer más cosas relacionadas con el porteo te recomiendo que te pases por  Red Canguro.