Voy a empezar una serie de posts que os pueden resultar interesantes ahora en verano, para esos días largos de calor en los que no tenemos la opción de ir a la playa o la piscina y en las que nuestros peques nos piden jugar y jugar y a nosotras se nos acaban los recursos.

Los juegos de mesa son una opción muy interesante ya que te ofrecen muchas opciones, te permiten jugar en familia con niños de varias edades, se pueden establecer alianzas, favorece la comunicación y el diálogo, la capacidad de concentración, la observación, los reflejos y la aceptación de las normas. Vamos que me parece una opción de lo más completa.

Uno muy asequible para los más peques de la casa es el “Cucu Tras ¿Qué hay detrás?”, en el que hay que tratar de averiguar después de cerrar los ojos qué carta es la que ha cambiado. Las cartas tienen dos caras con el mismo dibujo por delante y por detrás pero con alguna pequeña variación, así que hay que estar muy muy atento.

Las cartas tienen unos bonitos y coloridos diseños que captan rápidamente la atención de los más pequeños de la casa.

Es muy bueno para favorecer la concentración de nuestros inquietos peques. La edad recomendada es a partir de 4 años, en casa jugamos todos.

El tiempo para jugar a este juego es de unos 10 minutos, después la capacidad de concentración baja considerablemente.

Los juegos de concentración son muy buenos para favorecer un ratito de tranquilidad, así que si tu hijo se está poniendo demasiado nervioso por un exceso de estímulos y crees que le vendría bien un poco de calma puedes probar con juegos de este tipo y además de relajaros todos pasaréis un rato divertido.