Entrevista a Rosa Jové sobre bebés y niños de alta demanda: parte 1


Hoy tengo el honor  de entrevistar a Rosa Jové, autora del famoso libro “Dormir sin lágrimas” y de otros como: “La crianza feliz” y  “Ni rabietas ni conflictos”
Es Licenciada en psicología, Especializada en psicología infantil y juvenil,  en psicopediatría (0-3 años), Licenciada en Historia y Geografía con especialización en la antropología de la crianza y Experta en problemas del sueño.
Seguro que sus respuestas relacionadas con los bebés y niños de alta demanda nos serán de gran utilidad a todas las mamás preocupadas por la crianza de nuestros intensos hijos.
Como sabes los bebés de alta demanda tienen unas características concretas entre las que destacan: la intensidad, la hiperactividad, el dormir poco, la insatisfacción, la necesidad de contacto físico y la hipersensibilidad.
 
¿Qué es para ti un niño de alta demanda?
Hay una serie de niños, que tú bien has definido, que presentan unas constantes que las madres suelen resumir en: “Es un no parar en todo el día”.  Como a los humanos nos gusta ponerle nombre a todo, a este tipo de niños se les empezó a llamar “bebés de alta demanda” que es un nombre muy explicativo de lo que se puede observar, pero que no indica la causa.
Es decir ¿tú crees que los niños de alta demanda son un grupo compuestos por diferentes causas?
Si. Los niños de alta demanda obedecen a diferentes causas,  por eso yo siempre digo que los niños de alta demanda no existen. Me explico: imagine que usted va al médico porque el niño tiene fiebre y le pregunta: “doctor ¿Qué tiene mi hijo?” y el médico le contesta: “pues fiebre”. Usted pensará: “eso ya lo veo pero quiero saber porqué”. El decir que un niño tiene fiebre no indica más que un síntoma, una característica de ese niño en ese momento cuando todos sabemos que la fiebre puede responder a infecciones bacterianas o víricas,  insolación, abuso de anfetaminas…. Pues bien la alta demanda es lo que se ve, pero obedece a múltiples factores.
¿Cuáles son esos factores?
 Los que destaco normalmente, por ser más los frecuentes, son los siguientes:
1-Altas capacidades intelectuales: un 70% de los niños con altas capacidades y superdotados han sido “bebés de alta demanda” o incluso tachados en su infancia como hiperactivos. Sharon Lind en su publicación “before referring a Gifted child for ADD/ADHD evaluation” explica este tipo de confusiones. Estos niños se calman con actividades cognitivas, o cuando son más mayorcitos, con videojuegos en donde tengan que pensar. Cuestionario para diferenciar  TDAH y AACC.
2- Niños con hipersensibilidad sensorial (hiperestesia leve): Hay niños en que los 5 sentidos les funcionan más y mejor que al resto de los mortales. Para ellos el sonido es más fuerte, el olor más fuerte, el movimiento más acelerado,  los gustos más intensos…. Son niños que según qué  ropa les molesta o que la luz es excesiva o insuficiente. Estos niños, que de mayores podrían ser grandes gourmets, grandes sommelliers o grandes perfumistas, se ven colapsados por el entorno cuando son pequeños, mostrando signos de estar impactados y nerviosos en ciertas situaciones. Muchos bebes de alta demanda son niños con hipersensibilidad sensorial. Para estos niños el procurar un entorno tranquilo y agradable es su mejor medicina. Si le molesta un tipo de ropa pues no se la ponga, si le molestan los sabores marcados pruebe con sabores más suaves, si le dice que usted habla muy alto piense que él le oye así (esto o que usted grita, que también puede ser). Leer más.
3- Temperamento: Los niños cuando nacen tiene un temperamento marcado que con el tiempo, las vivencias y la educación  conformará su personalidad. Por eso no se puede hablar de personalidad en el recién nacido, solo de temperamento. Pues bien, el temperamento se mide normalmente en base a 9 aspectos (nivel de actividad, ritmicidad, aproximación, nivel de adaptabilidad, intensidad, humor, persistencia, distracción y umbral de respuesta). Está claro que los niños que nacen con un temperamento más fuerte y con unos niveles más altos de actividad, intensidad, distracción… o niveles más bajos en persistencia, umbral etc… suelen ser niños llamados de alta demanda cuando solo son niños con un temperamento más fuerte. El temperamento se pasa con el tiempo y con una educación amorosa (la educación inflexible, punitiva o poco respetuosa con el niño, fomenta el temperamento duro y los trastornos de la personalidad en la vida adulta). Escalas Carey de temperamento (estas escalas son orientativas, el reultado se obtendría al hacer el estudio en su consulta)
4- Hay otras causas como la sensibilidad emocional (son niños muy empáticos que no soportan ver según qué tipo de películas y que llegan a reflejar en sí mismos sensaciones ajenas. Sus reacciones pueden parecer exageradas)  el entorno hostil (hay niños que son demandantes según con quien o en según qué lugares y en otros no) etc.. También, aunque en menor grado, hay niños de alta demanda que presentan a la vez dos o más causas de las ya explicadas.
¿Cómo podemos saber si nuestro hijo tiene Altas Capacidades?
Antes de los 3 años hay pocas pruebas y es difícil hacer una valoración ajustada, normalmente es mejor esperar hasta los 4 años. No obstante existen diferentes cuestionarios orientativos que nos indican en esas edades la conveniencia o no de pasar esas pruebas. Leer más.

 

Comments

  1. Excelente.

    Deseando seguir leyendo.

  2. Me ha encantado la entrevista y el tema me parece super interesante, esos niños necesitan una ayuda especial para sentirse comprendidos y eso es todo un reto. Gracias por compartir!!

  3. Qué interesante punto de vista el tu entrevistada me gustaría leer más sobre lo que ella opina sobre el tema. Sabes si hay algún libro suyo donde lo explayé más?

    Saludos

    • Pues yo creo que más bien es fruto de su experiencia en la consulta. En sus libros que yo sepa no trata este tema en concreto.

  4. Anonymous says:

    Genial entrevista, otra cosa no se puede esperar de Rosa.
    Gracias por compartirla

  5. Me parece revelador lo que dice sobre que la alta demanda es sólo un síntoma, y que los motivos hay que buscarlos en otro lado. Ella da 4 razones, y puede ser una de ellas o varias, o las cuatro!
    Creo que es más justo para los niños enfocarse en los motivos que no dejarlo en un “es que es de alta demanda”, cosa que puede ser tentadora para los padres… pero no suficiente.
    En mi caso, no era suficiente para ninguna de las partes.
    No era la primera vez que leía a Rosa Jové diciendo que los bebés de alta demanda no existen, y la había entendido mal. Aquí se explicó muy bien. No SON de alta demanda, sino que PRESENTAN alta demanda… porque son muy sensibles física o/y emocionalmente, porque son muy sensibles o perceptivos intelectualmente… (Yo creo que lo del temperamento, en realidad, va unido a estas características. No sé, me cuesta creer que alguien- niño o adulto- sea de una determinada manera porque sí, sin más. El temperamneto creo que responde a un intrincado conjunto de factores totalmente individuales: manera de percibir, qué se percibe, respuesta del exterior a mi propia expresión sobre lo que percibo… Uf! Tan complejo!)
    Recientemente he leído también sobre niños con altas capacidades, y me ha dado muuuuucho que pensar. Tienen mucha relación con los niños de alta demanda. Simplemente, en general, sólo se ha considerado niño superdotado al que demostrada capacidades intelectuales (entiendase racionales: rama científica, sobre todo) superiores. ¡Pero es que hay muchas otras capacidades!
    Veo a mi niña con otros ojos, ahora… Creo que la voy entendiendo cada día mejor. (Aunque, eso no le quita dificultad!!!) Y soy capaz de apreciar las altísimas capacidades que tiene en muchos aspectos. Su gran sensibilidad. Su gran inteligencia. Su gran empatía. Su grandísima capacidad de amar…

    Gracias por hacer posible este espacio donde reconocer a nuestros hijos y a nosotros mismos.

  6. Me encanta el artículo Monica, gracias por volver a compartirlo. Yo a su vez lo comparto ahora mismo en la web y en el facebook de Educavida. Me gusta como Rosa comenta que, según ella no existen los niños de alta demanda, pero dependiendo de los factores podemos “etiquetarlos”, ya que muchas mamás se ven desbordadas por sus hijos. Cuando hablo de etiquetar ya lo pongo entre comillas porque a veces etiquetar es necesario si queremos actuar con los niños y ayudarles en sus dificultades o logros.

Speak Your Mind

*