El juego que os quiero recomendar hoy es apropiado para niños a partir de 6 años más o menos ya que se trata de un juego en el que hay que tener muchos reflejos y ser muy rápido. Es perfecto para jugar toda la familia, pueden jugar hasta 4 personas.

El juego consta de 5 cubiletes de colores para cada persona que juega, unas cartas que nos indican en qué posición debes colocar los cubiletes y un timbre que harás sonar cuando lo hayas conseguido. Ni que decir tiene que tocar el timbre es lo que más les gusta a los niños.

Debes tener en cuenta que es un juego muy activo y competitivo así que yo te recomiendo jugar solo un rato, para que nuestros peques de Alta Demanda no se estimulen demasiado. Después sería recomendable jugar a algo más tranquilo para bajar la excitación.

Cuando mi hija conoció este juego estaba con unas amigas en una demostración con cubiletes tamaño gigante, y era más colaborativo porque se ayudaban entre ellas a colocar los enormes cubiletes. Les gustó tanto que lo compramos y no nos decepcionó. Es un juego que nos gusta a todos.