Este es otro de los juegos que le encantan a mi hijo de 6 años. Es como el monopoly de toda la vida pero adaptado a los más peques.

Casi siempre te hablo de mi hijo pero es que es al que más le gustan los juegos de mesa y aunque terminamos jugando todos siempre es él el que los propone.

Desde muy pequeño ha jugado a todo tipo de juegos de mesa y además se le dan en general muy bien. Todavía recuerdo una vez siendo bien pequeño que me ganó 7 veces seguidas al dominó y os aseguro que no me dejé ganar.

Bueno a lo que iba que este juego es conocido y no os descubro nada con él pero me apetecía enseñároslo porque a veces precisamente por ser las cosas de siempre no las tenemos en cuenta.

Mi hijo lo descubrió jugando este invierno en un centro cívico de mi ciudad que es un lugar donde hacen actividades para peques y tienen zona de ludoteca y  juegos de mesa. Hemos pasado muchas tardes frías jugando allí y desde que lo descubrió el primer día le encantó. Tanto que lo pidió para Reyes  seguimos jugando con él.

Tiene un diseño atractivo para los niños. Los peones son unos muñequitos muy graciosos: un perro, un gato, un coche y un barco

Y empiezan a recorrer el tablero comprando propiedades adecuadas a sus gustos: heladería, tienda de juguetes, biblioteca, tienda de mascotas y de paso aprender a manejar el dinero mientras juegan

A esta edad también pueden leer ellos mismos las cartas de sorpresa  y practican la lectura de una manera amena y divertida

Y tú ¿qué opinas? ¿Te gustan los juegos de siempre?