Hay una tendencia generalizada a pensar que los niños nos toman el pelo, que hacen las cosas para molestarnos y fastidiarnos, pero yo estoy convencida que los niños solo piden lo que necesitan.

En el caso de los niños de alta demanda estas necesidades son mayores, y por lo tanto piden más, pero todo lo que piden es porque realmente en ellos es una necesidad.

Si escuchamos a nuestros hijos con atención, con los 5 sentidos y la mente abierta no necesitaremos ningún manual de instrucciones como a veces medio en broma medio en serio decimos.

 
Las necesidades de los niños de alta demanda