Hoy os quiero presentar uno de los juegos de mesa estrella en mi casa. Jugamos TODOS los días.

Se llama “Dobble” y es un juego de habilidad, rapidez y observación.

Cuenta con 55 cartas con forma redonda y 50 símbolos diferentes repartidos por todas ellas. El juego consiste en encontrar dos símbolos iguales entre dos cartas. Todas las cartas tienen siempre en común uno de ellos y los símbolos pueden tener tamaños diferente lo que dificulta a veces su búsqueda.

Hay que tener muy buenos reflejos y ser muy rápido.

El juego va a toda velocidad y es un buen termómetro para medir nuestro cansancio: la capacidad de observación disminuye y los reflejos se ralentizan.

Si tus hijos son observadores como los míos, de esos que se fijan en todo con atención (cualidad bastante común entre los niños de Alta Demanda), este juego les encantará.

Puede ser un buen recurso para los niños cuando están nerviosos y necesitan parar un poco, ya que necesitan estar muy atentos y para los que necesitan desarrollar su capacidad de atención es un juego muy entretenido ya que fomenta la concentración y la capacidad de observación de los niños.

La edad recomendada es a partir de 6 años, aunque he descubierto hace poco que existe una versión para más pequeños.

Su formato reducido también me gusta porque es ideal para llevarlo a cualquier sitio.