Me parece un remedio estupendo para manejar las rabietas de nuestros niños. El factor sorpresa siempre suele funcionar.

Hagas lo que hagas no olvides que lo más importante es que se sienta acompañado y que lo hagas de la manera más tranquila de la que seas capaz en esos momentos.

Os animo a probarlo.