Más importante que saber si tu hijo es o no es de Alta Demanda, lo importante es atender sus necesidades.

Para atender las necesidades de tus hijos solo necesitas dos cosas:

  1. Observarle
  2. Tener información

Es decir, me parece conveniente conocer las características de los bebés y niños de Alta Demanda si sientes que tú hijo a menudo se comporta de una manera un poco diferente a los demás. Pero eso no quiere decir que tu hijo tenga que cumplir a rajatabla todos los puntos, ni que sea más de Alta Demanda que otro si duerme menos horas o llora más.

Lo importante no es etiquetar si es o no de Alta Demanda, lo importante es conocer a tu hijo.

  • Saber que si los ruidos le molestan lo mejor para él es no llevarle a sitios ruidosos.
  • Que si le cuesta dormir no puedes esperar a que esté muy cansado.
  • Que si siente angustia de separación, dejar de verte durante un segundo para él es un sufrimiento.
  • Que si necesita estar en tus brazos constantemente es porque necesita sentirse seguro.
  • Que si llora con energía es porque no tiene otra forma de expresar su malestar.

A menudo nos quejamos de que los niños vienen sin manual de instrucciones, pero si nos paramos a mirarlos de verdad, ellos en cada momento nos indican lo que necesitan.

Un niño de Alta Demanda solo necesita que le escuches con más atención porque tiene mucho que decirte y que le comprendas. No necesita de ningún profesional que “diagnostique” si es o no de Alta Demanda, porque ser de Alta Demanda no es ninguna enfermedad, es simplemente una manera de ser.

Así que te invito a que busques información que te pueda ayudar a comprender mejor a tu hijo y a que lo observes con atención. Lo  importante no es saber si es o no de Alta Demanda, lo importante es atender sus necesidades.