Hoy el juego del que te quiero hablar no es un juego de mesa propiamente dicho como otros días. Puede jugar solo una persona o hacerlo de manera colaborativa o por turnos.

Es un juego de ingenio en el que hay que ir resolviendo desafíos de menor a mayor complicación de manera progresiva. Esta progresión hace que este juego sirva para niños desde los 4 años aproximadamente hasta para los adultos.

Los desafíos son estupendos para las mentes inquietas y activas de nuestros pequeños.

Es un juego muy agradable a la vista y también al tacto. Consta de grandes bloques de madera que sirven para hacer las construcciones que proponen los desafíos y de dos figuritas: un caballero y una princesa que tenemos que conseguir que se unan.
Las figuritas dan mucho juego a los niños que seguramente en muchas ocasiones crearán su propia historia con ellas.